L@s triunfadores

2022-06-25 00:00:00 | Miguel Angel Aviles

En estos días, una personita que amo, habrá de concluir su primer año de su maestría. Al siguiente logrará su propósito y estoy seguro, que se sentirá una triunfadora.

Creo.

El jueves pasado en la noche, una amiga a la que quiero con el alma, celebró sus treinta y cinco años de carrera como soprano y lo hizo, triunfante, en la Catedral Metropolitana.

Ella debe de estar feliz

Quiero pensarlo.

Hace muchos, muchos años, un entrañable amigo, tal vez el primero que tuve en mi vida, saltó del kínder a la primera, y así de chiquito como era, como sigue estando, fue el más destacado del grupo, tanto que, al terminar el ciclo escolar, mereció el más destacado lugar en aprovechamiento.

No era para menos. Creo que su mamá trabajaba en esa escuela, pero nada tuve que ver para que se llenara de dieces su boleta. Pudo sentirse muy orgullosa, eso sí, pero no era para menos. No hay madre que no estalle de emoción, si un hijo o dos, son los que nombran en la clausura de fin de año para que pasen al frente bien peinaditos y reciban de la mano del director su respectivo diploma.

Creo.

Algo así pasó con José María, su nombre de pila y hermano de quien esto escribe, quien, así como los otros que ya mencioné, también ha sido siempre un triunfador en lo que quiso y en la escuela, ni se diga, pues en cuestiones de diplomas y otras condecoraciones, nadie pudo con él.

Eso ha de ser bien bonito.

Lo es para ellos y para quienes los queremos, pues nos consta que cada logro ha sido el resultado de su tenacidad y de su perseverancia.

Ansina es.

Esos triunfos no fueron adquiridos en la reventa de un estadio, ni en el mercado negro de la plaza de Santo Domingo o en Tepito ni mucho menos en la catedral de la piratería mexica como lo es San Juan de Dios.

Nel pastel.

Si estuviera tan fácil, hasta yo fuera un ganador.

Según el primer concepto que agarré, veo que, para la psicología, el esfuerzo es la capacidad personal que nos ayuda a conseguir las metas que nos proponemos y a vencer los obstáculos, diariamente.

Supongo que los nombrados eso hicieron y por tanto ahora cosechas lo que sembraron sus ganas y su dedicación.

Supongo.

Me parece, sin embargo, que esa disciplina, ingrediente principal para alcanzar sus objetivos, no fue repentina ni la encargaron por catálogo a Shein ni tampoco se la arrebataron a un vendedor de libros de superación personal o engaños por el estilo.

Para mí que eso se adquirió en casa. Un miembro de la familia les modeló, papá y mamá o los dos juntos se pusieron las pilas y, haciendo mancuerna formaron a una persona de bien, que fue construyendo su futuro, a golpes de presentes.

No todo ha sido miel sobre hojuelas. De haber sido, no estarían en el lugar que ocupan, se les conozca o no, sepan de ellos o no, destaquen más a un bueno para nada que a ellos o no.

Y es que el vivir en ocasiones nos lo pone difícil. Hay momentos en que las fuerzas flaquean, sienten que no pueden más, que la única opción que tienen es abandonar y conformarnos con seguir donde están.

Pero nanáis, esta especie de triunfadores no se rinde. Al contrario, los obstáculos parecen ser carburantes que les ayudan a cargar baterías y van, decididos, tras la siguiente valla para saltarla.

But it's been no bed of roses

No pleasure cruise

I consider it a challenge before the whole human race

And I ain't going to lose

Mientras tanto, en el lado opuesto, están los otros lo que conforman por haberse levantado de la cama, en espera de que llegue la noche para acostarse otra vez.

Allá ellos y su mínimo esfuerzo.

Lo preocupante es que, de ese grupo, el cual se caracteriza por sembrar conformidades y justificaciones, en espera de cosechar la nada, más de uno se ha fugado, cobijándose en la simulación e inconcebiblemente, puede observársele subiendo al podio social para, ser condecorado con el trofeo de lo inmerecido.

Como en lugar de virtudes, son portadores de mucho cinismo, nada les hace que alguien murmure sobre su oportunismo o lo señale como el tramposo que llegó a la meta, acortando caminos y zancadilleando a un auténtico triunfador.

En el caso de los triunfadores, entiendo que sus pensamientos suficientemente fuertes para luchar, para seguir adelante, para reventarla macizo como dicen ahora.

Los de enfrente no se si alcancen esa categoría que, aun cuando sea merecible, me sigue pareciendo muy fuerte, muy potente para colgarla en el cuello de alguien y es lo de ser un mediocre.

¿Pero cuál es el significado de mediocre según la wikibiblia? Se refiere a la falta de visión, la carencia de un propósito, no dar buen fruto, lo contrario a la excelencia o no dar la milla extra.

¡Tómala!

Ese estatus no me gusta matarile rile ron.

Amo a to

Matarile rile ro

Qué quiere usted

Matarile rile ro

Yo quiero un paje

Matarile rile ro

Escoja usted

Matarile rile ro

Si gusta puede usted llamarlos de otra manera. Pero allí seguirán, creyendo que a la gloria se llega, en tres pasos, fácilmente, porque así de rápido les que llega el éxito o como le digan a eso que, envuelta en un engaño, presume su desfachatez

Es por demás, no tienen ya remedio. Se puede tocar el cielo desde un sillón reclinable, u ocupar una judicatura o alcanzar la cúspide académica o tomar protesta, por fin, en ese peldaño que tanto buscaste, pero seguir siendo un cero a la izquierda, desnudo, al momento de que la conciencia los tome de la oreja y los confronte con su fría realidad.

En cambio, se puede no haber ocupado ningún encargo de estos ni ser laureado frente a multitudes con toga y birrete, ni tener la suerte una beca que a cualquiera le quita angustias quincenales, pero esto no le impidió superarse para brillar con luz propia en su profesión o en su oficio.

Yo tengo algunos amigos así y me enorgullecen. Porque también son unos triunfadores.

Sí, los que hoy cosechan tantas victorias legítimas y merecidas han tenido sus descalabros y encontronazos que han llegado a demolerlos.

Pero se levantan y andan, en busca del siguiente reto, como si estuvieran viviendo una resucitación.

Porque son vivencias y experiencias que les reafirman que todo ha sido necesario para ser quienes son actualmente.

Es decir, renacen. Y renacer significa volver a nacer o recobrar fuerzas;

Es una palabra de origen indoeuropeo que significa engendrar, nacer, hacer y, por supuesto, transformarse.

Porque morir, en ocasiones, es nacer con entereza y con más hambre para seguir triunfando.

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota