¿Ya se vacunaría López Gatell?

2021-01-04 00:00:00 | Eugenio Madero

Durante varias conferencias matutinas, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha reiterado que no habrá influyentismos en la aplicación de las vacunas contra el coronavirus; lo cual hacía suponer que ningún funcionario o político de ningún nivel se adelantaría a su turno.

Pero ¡qué va!

Todavía no se había difundido bien esta instrucción, cuando algunos “gandallas” ya habían aprovechado -y se siguen aprovechando- de sus influencias para hacer todo lo contrario.

Tal es el caso de un médico del IMSS de la Ciudad de México, quien aparte de vacunarse él, también lo hizo con su esposa y al parecer dos de sus hijos.

Igualmente unos léperos trabajadores del sector Salud Estatal de Coahuila, quienes ni siquiera se encuentran en lo que se llama la “línea de fuego” en la atención a pacientes con el coronavirus.

Siendo éstos los dos primeros casos, al menos revelados públicamente.

Aunque la intención pudiera ser muy buena de parte de López Obrador y de las autoridades de Salud Federal (que yo la verdad no creo que todos piensen igual), es seguro que seguirán presentándose este tipo de “agandalles” en la aplicación de la vacuna.

Sería bueno saber, entonces, qué tipo de sanción podrían recibir todos aquellos que les han arrebatado -y que seguirán arrebatando- su turno a los médicos, enfermeras y personal médico que atiende a los pacientes contagiados con este mal.

Porque hasta donde se supo este jueves 31 de diciembre por la mañana, es que el médico chilango fue separado de su cargo, sin precisar si fue despedido o qué onda; ya que se supone no hay una ley que reprima esta conducta, ya sea por el área administrativa o penal.

Lo cual nos hace pensar que existe la posibilidad de que se legisle al respecto.

Sobre este tema, yo les pregunto: ¿sería posible que el encargado de combatir este mal en el país, Hugo López Gatell, convenza al Mandatario para que se ponga la vacuna antes de que realmente le toque su turno?

En caso de ser ciertas estas conjeturas, López Obrador ya no ocupará de su “fuerza moral” que tanta polémica causó cuando la reveló el Sub Secretario de Salud de la Cuarta Transformación (4T).

¿Lo recuerda?

Pero voy a ser más extremista:

Este fin de semana se publicaron -en redes sociales- unas fotografías de López Gatell disfrutando de inmerecidas vacaciones en las playas de Oaxaca, acompañada de una dama a la que nunca se le vio el rostro.

La polémica no es saber si la dama está enamorada de este pésimo funcionario o si lo hace por interés (que es lo más seguro); sino la falta de protocolos de salud del supuesto científico a la hora de convivir en una de las barras de bebidas del litoral del pacífico sur.

Obvio que con esta actitud, López Gatell demuestra más que nadie no tenerle miedo al coronavirus; por la sencilla razón de que ya pudiera estar vacunado junto a su acompañante y demás familiares.

Sean ciertas o falsas estas conjeturas de un servidor y de millones de mexicanos, es un tema muy necesario para la reflexión.

                        0000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

Abundando sobre el tema:

Ineptocracia se define como “el gobierno de los ineptos”.

Porque si para todo se ha ocupado al Ejército Mexicano y a la novel Guardia Nacional, ¿de qué ha servido entonces que resguarden las vacunas que están llegando a nuestro país?

Ya que al no ser robadas a mano armada en su traslado y/o almacenaje, sí lo están haciendo por la vía administrativa o como un “robo hormiga”.

Por así decirlo.

Creo que en este sentido debe haber un mejor control, para que la aplicación de la vacuna tenga nombres y apellidos de los beneficiaros antes y después del “pinchazo”; y que se publique toda esta información en los medios de comunicación y en las redes sociales.

Eso es algo que sabe hacer muy bien la 4T.

Pero para lo malo.

Y si no, pregúntele a los conservadores, fifís, neoliberales y demás adjetivos puestos por el presidente López Obrador.

                        0000000000000000000000000000000000000000000000000000000000

Una de las supersticiones de los beisbolistas amateurs o profesionales, es no guardar los bats ni los arreos hasta que caiga el último out; ya que se podría escapar la victoria que tenías parcialmente.

Si hacemos una analogía con los tiempos que estamos viviendo, esto podría estar sucediendo con el Gobierno Federal, ya que el pasado lunes 29 de diciembre entregó un buen número de reconocimientos a los médicos y enfermeras que han estado luchando por mejorar la salud de los pacientes que han sido contagiados por el coronavirus.

Pandemia tan lamentable que, como usted sabe, no ha sido controlada (por tantos fallecimientos que se han registrado), a pesar de que ya han estado llegando las vacunas para mitigar este mal.

Pero más allá de las supersticiones y analogías que les pueda plantear este juglar de la política, más bien creo que este reconocimiento al personal médico tiene el propósito de lograr -en este gremio- más simpatizantes para el partido en el Poder y con ello ser favorecidos en las elecciones de este 2021.

Usted ¿qué opina?

 

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota