Contactan a los dos estudiantes sonorenses en Perú

2020-03-25 | Eugenio Madero

La aparición de memes en las redes sociales de internet, no solo desplazaron a los cartonistas, dibujantes o moneros que hacían sátira de los políticos, empresarios, artistas y demás personajes de la vida pública a través de los medios de comunicación impresos.

Dígase periódicos y revistas.

Estas imágenes que circulan inmensamente a través del whatsapp -los memes, pues-, también nos han dado destellos cognitivos para las viejas y las nuevas generaciones.

Con la característica de que para hacer un meme, su autor puede ser cualquier persona que se dedique a “x” actividad; sin necesidad de que sea un periodista o diseñador profesional (como antaño eran los casos más comunes).

Uno de los memes que recientemente me llamó la atención, fue aquel que nos incluye a la generación nacida en los años 50’s, 60’s y 70’s; ya que de niños nuestras mamás nos metían a la casa -por las tardes- después de andar todo el día en la calle jugando al gatopalo, al changai, a las canicas, al trompo y al balero.

La situación es esta:

Todavía en meses y quizás semanas recientes -y debido a la tecnología-, muchos papás hemos tenido la necesidad de correr a nuestros hijos para que se vayan a la calle durante el día. Por tal de que no sigan embobados con el celular, con la pantalla de X Box o simplemente viendo alguna película de Netflix (porque no les gusta ver los comerciales, razón por la cual tampoco ven la televisión por cable y mucho menos la de señal abierta).

Ahora con la pandemia tan preocupante por la que estamos pasando, hemos tenido que regresar a los mandatos de nuestros papás y que predominaban en los años 70’s y 80’s, para tratar de que los chamacos permanezcan en nuestras casas (ya sean menores o hasta mayores de edad, incluso).

Cierto que los ocho casos de coronavirus confirmados hasta ayer por la tarde-noche, han sido por importación (en la primera fase, pues); pero ya en Hermosillo, en Sonora y en todo el mundo tenemos la zozobra de que la enfermedad anda en el aire. Y los que hemos podido cumplir con la cuarentena encerrados en nuestras casas, hemos tratado de ser muy precavidos cuando hay necesidad de salir a la calle por el mandado o alguna medicina.

Preocupante, la verdad, lo que está sucediendo en el mundo.

Fíjese nada más en este caso:

Hace algunos años, cuando se derramaron los desechos tóxicos de la Mina Buena Vista del Cobre en Cananea -y que afectó a todos los habitantes de los pueblos del Río Sonora-, se hicieron muchas gestiones para volverle a dar vida a esta área tan bonita que tenemos en nuestro estado.

Se organizaron viajes grupales, se repartieron recursos económicos (aunque con muchos casos de corrupción) y se le dio mucha promoción a sus bellezas naturales; por lo que los habitantes de la región se prepararon para brindar servicios turísticos de hospedaje y alimentación, principalmente.

Acciones que sirvieron para revivir y detonar económicamente a la región.

Sin embargo en estos días, me tocó enterarme de que los nativos del Río Sonora no quieren visitas de extranjeros ni de nacionales, ya algunos de ellos están aprovechando la tranquilidad del lugar para cruzar esta cuarentena obligada por el coronavirus.

No quieren, siquiera, ni recibir vistas de personas originarias de esos pueblos por la posibilidad de que vengan contagiados.

Ayer que veía la transmisión a través de Facebook-Live, sentí muy concentrado y responsable al secretario de Salud, Enrique Claussen Iberri, pidiéndole a la gente no salir de sus casas para evitar un contagio mayor y evitar tener esas consecuencias que ahora están sufriendo otros países del mundo.

Tan brillante es el ingenio de los mexicanos y concretamente de los sonorenses, que inventaron un meme en donde Don Ramón del Chavo del 8 manda a su casa a la Chilindrina.

Para que puedan ver de qué se trata esta parodia, les pongo el link para que en los primeros 20 segundos vean lo chusco de este sketch.

Imagínense nomás que Don Ramón es Enrique Claussen; y la Chilindrina es el resto de los sonorenses:

https://www.youtube.com/watch?v=8XC6Et4Ux3w

La Gobernadora del Estado, por su parte, ha emitido la declaratoria de emergencia sanitaria temporal “Todos jalamos” en uso de sus facultades constitucionales, con el fin de reforzar las medidas preventivas en contra del coronavirus y que tanto nos hacen falta.

Claudia Pavlovich Arellano acató la solicitud del Consejo Estatal de Salud integrado por los representantes en Sonora del IMSS, Issste, Sedena, Marina, Isssteson, DIF, Cruz Roja, Asociación de Hospitales Privados, Federación Médica y la propia Secretaría de Salud.

El primer punto de esta medida es preservar la salud y la vida de los sonorenses con la estrategia “Quédate en casa”,

La segunda resolución es que continúen las actividades esenciales que sirvan, por ejemplo, para garantizar el abasto de alimentos, medicinas, servicios públicos y otras; por lo que una gran parte de los empresarios han accedido por el bien de sus trabajadores y de ellos mismos.

El tercer punto es fortalecer programas de alimentación para quienes se encuentren en extrema vulnerabilidad, como sucedió ayer por la mañana cuando el diputado Fermín Trujillo donó 500 despensas para los habitantes de Ures y que repartió el alcalde Gastón Rodríguez.

Como cuarta encomienda, Pavlovich Arellano determinó que una vez superada esta pandemia, se reactivará la economía estatal con un fondo especial destinado para apoyar a las micro, pequeñas y medianas empresas de Sonora.

Y el quinto decreto se refiere a que el Gobierno del Estado seguirá trabajando con servicios accesibles desde casa, atendiendo hasta en 461 trámites diferentes.

Ojalá, amigos, que así como la gobernadora Pavlovich ha estado concentrada en cumplir con los sonorenses en esta etapa tan riesgosa y preocupante; que así estuviera el presidente Andrés Manuel López Obrador, ya que entre tantas fallas, ni siquiera puso un retén de salud en la entrada principal de Nogales.

Razón por la cual hubo un plantón que duró solo unas horas, ya que después -me informan- que llegó la Guardia Nacional con paramédicos y todo el equipo necesario para hacer revisiones personalizadas a todos los inmigrantes que venían de Estados Unidos.

Menos ha atendido -López Obrador o el canciller Marcelo Ebrard-, a los 22 estudiantes mexicanos que se encuentran varados en Lima, Perú, y que no han podido regresar a nuestro país.

Anoche, gracias a la tecnología y al chat del buen amigo y colega Armando Vázquez, se pudo hacer contacto con dos muchachos sonorenses que también hicieron este viaje; por lo que ya pronto, Bladimir Figueroa (de Hermosillo) y Rafael Corella (de Baviácora), regresarán con nosotros a Sonora.

Nos vemos mañana.

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota