Los riesgos de los políticos con el respetable, en las aglomeraciones

2020-03-12 | Eugenio Madero

El “Duelo de Leyendas” celebrado el pasado fin de semana en Hermosillo, no es el primer evento boxístico y/o deportivo-masivo que se politiza en Sonora.

Pese a que, en la ocasión referida de hace días, se realizó para una causa muy noble.

En este caso para erradicar la drogadicción de nuestros jóvenes a través del programa “Ponte frente al espejo”, el cual promueve la Secretaría de Salud a cargo de Enrique Claussen Iberri.

Hace algunos años, la legendaria victoria de José Luis Castillo (por knockout en el primer asalto contra quien llamaron “El Cocinero del Jo Wah”, un boxeador japonés llamado So Le Youn), se vio involucrada por el oficialismo cuando el presentador dijo -por órdenes superiores, obvio- que el evento estaba dedicado al entonces gobernador Armando López Nogales.

Motivo suficiente para que se registrara una monumental y unísona rechifla en el Centro de Usos Múltiples (CUM) que fue atiborrado por 10 mil aficionados, quienes también abuchearon la evidente dedicatoria  con carácter político y que resultó ignominiosa para el propio Mandatario Estatal que se encontraba sentado en ring side.

El asunto es que, el pasado sábado y teniendo como escenario el mismo CUM, la politización del evento se empezó a notar desde que en los combates preliminares anunciaron que entre los aficionados se encontraba la ex velocista, campeona mundial de los 400 metros planos y actual directora general de la Conade, Ana Gabriela Guevara Espinoza, de quien se ha dicho busca la candidatura a la Gubernatura del Estado por el Partido del Trabajo (PT) u otro de izquierda.

Como suele suceder con los discursos que no son acordes al motivo del amontonamiento (en esta ocasión 15 peleas boxísticas), la reacción del respetable no se hizo esperar con un ¡buuu! generalizado, lo cual -extrañamente- tampoco fue suficiente para impedir que la volvieran a presentar cuando antes del primer asalto de la pelea estelar se subiera al ring acompañando en “la esquina” a uno de los dos contrincantes.

En este caso su apoyo era para Julio César Chávez que se enfrentó a Jorge “Travieso” Arce, ya que la “Gacela de Nogales” traía en su frente la banda de color rojo del campeón mexicano nacido en Ciudad Obregón.

Las rechiflas y los abucheos que se registraron hasta en dos ocasiones en contra de la Guevara, repito, pudieran considerarse como normales por parte de los 12 mil 500 aficionados que se calcularon, ya que lo único que querían era disfrutar del espectáculo que también brindaron los ex estrellas mexicanos del boxeo mundial.

Tomando en cuenta que además, una gran parte de los sonorenses reunidos en ese lugar se habían bebido algunas cervezas que fueron motivo para estar medio atarantados y que provocó que se volvieran a usar los 16 baños con sus respectivos mingitorios en los todos los pisos y niveles del CUM.

Y lo que sea de cada quien -diría mi querido amigo Francisco Mendívil Estrada-, ambos pugilistas demostraron porqué ganaron cuatro y tres campeonatos mundiales en diferentes divisiones, respectivamente.

Lo que me dejó con muchas dudas de esta función de box, es si hubo consenso y/o autorización de los promotores del programa “Ponte frente al espejo” para que anunciaran la presencia de la ahora funcionaria federal y evidente aspirante a la Gubernatura.

Es decir, si se consultó o no a Enrique Claussen u otro funcionario de la Secretaría de Salud para presentarla.

O si esa mala decisión, por así calificarla, fue simplemente una idea u ocurrencia del coordinador del evento, Rafael Soto Gil, creyendo quizá que los créditos de Ana Gabriela Guevara seguían aún por las nubes.

Contrario a lo que sucedió hace un año y medio, recordará usted, cuando fue ovacionada en octubre del 2018 al ser la encargada de lanzar la primera bola en el Estadio Sonora durante la inauguración de la temporada del beisbol profesional de la Liga Mexicana del Pacífico.

Acontecimiento para el cual, la ex velocista traía puesta una camiseta de color naranja con el número 21, provocando muchos comentarios a favor y también en contra.

Pero sobre todo, provocaron muchas dudas; ya que una gran cantidad de aficionados pensaron que era un homenaje a Don Héctor Espino (quien siempre trajo ese número en su camiseta), o si trataba de dar un mensaje subliminal respecto a sus aspiraciones políticas para el 2021.

En ese momento, la nogalense apenas había tomado protesta como Diputada Federal en representación de los municipios del norte de Sonora y aún no recibía las riendas de la Conade; ya que todavía no iniciaba el sexenio de la Cuarta Transformación (4T) que preside Andrés Manuel López Obrador.

Su calificación ante los sonorenses y los mexicanos, en ese otoño del 2018, estaba más que excelente y se lo demostraron con un fuerte aplauso en el Estadio Sonora.

Sobre todo porque hasta ese momento era identificada solamente como una de nuestras glorias del deporte mexicano; y aún no se difundía la información de los supuestos malos manejos financieros en la dependencia a su cargo.

Ahora que ya está más identificada como una funcionaria pública que como una ex deportista, Guevara Espinoza es objeto de ataques, señalamientos y provocaciones de parte de sus detractores que al parecer tiene en algunas partes del país.

De hecho y como prueba de que la “Gacela de Nogales” cuenta con antipatías, debo decirles que el desaire que le hicieron sus paisanos el sábado anterior en el CUM salió publicado en notas informativas y comentarios de periódicos de casi todo el país.

Agregándole a estos señalamientos sus discrepancias con funcionarios de la Secretaría de Educación Pública (SEP) del Gobierno de la República, siendo su principal detractor su titular Esteban Moctezuma Barragán; ya que de ésta instancia depende la Dirección General de la Conade.

Hace dos días y en una entrevista vía redes sociales, respondió que sus enemigos políticos la atacan porque no soportan el éxito de ella.

Si me permiten la opinión, pudiera ser que en algunos o muchos casos, la nogalense tenga razón.

Pero no creo que su lenguaje soez diciendo “me vale madre”, sea lo más correcto.

Aunque su intención fuera de hacer viral esa entrevista.

Lo cual no logró.

Por tal motivo sigo creyendo que pudiera subir sus créditos ante la gente comportándose de manera correcta, y sin necesidad de utilizar improperios en sus mensajes.

Y en lo que respecta a sus presentaciones en eventos masivos, considero que a futuro debe tener más cuidado al calcular las reacciones del respetable.

Tal y como lo hicieron el pasado sábado algunos personajes con más experiencia en la política.

Como fue el caso del priista Ernesto “Pato” De Lucas, quien rechazó la invitación del “Travieso” Arce para subirse al ring.

Lo mismo hizo Enrique Claussen, quien pese a ser el motor principal de este programa -y en general de evento tan exitoso-, prefirió quedarse en ring side a presenciar todo el espectáculo.

Nos vemos la próxima semana.

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota