Faot, Fiestas del Pitic, cultura, crecimiento humano… Nada que ver con baches

2020-01-12 | Gustavo Tena

Sonora: Donde termina la civilización y la cultura e inicia la carne asada y la barbarie. Esta frase es atribuida a José Vasconcelos, pero independientemente de, si es, o no del maestro, recuerdo que cuando la escuché por primera vez… mi primera reacción fue molestarme como buen sonorense que soy, pero después de ni siquiera un minuto, me di cuenta de que la razón yacía en cada palabra de aquella oración y mi molestia se fue. 

El Faot (Festival Alfonzo Ortiz Tirado) Inició el 24 de enero de 1985 como una velada literario-musical al que asistieron 100 personas y se repitió año con año bajo el nombre de Remembranzas, hasta la edición de 1990 en la que cambia al nombre que tiene hoy día. Sonora tiene apenas 35 años de iniciarse en los caminos del arte y la cultura. 

En el año 2003 nace el Festival cultural Fiestas del Pitic inspirado por el Festival Alfonzo Ortiz Tirado siendo estos dos festivales culturales las dos únicas oportunidades que tenemos los sonorenses de acercarnos tímidamente a las mejores expresiones del arte y la cultura con exponententes del país y del extranjero. 

Estos eventos culturales son apenas los dolores de parto para que la cultura y el arte conformen realmente parte de la vida de los sonorenses, por lo que, sin duda alguna, podemos decir, que el evento padre, el más importante en la historia moderna de Sonora es el FAOT, que a su vez es el progenitor, digamos, de Fiestas del Pitic.  Con el FAOT, podemos decir que empieza la historia artística y cultural en el estado, vaya este festival puede ser el responsable de ir borrando letra por letra la frase con la que empiezo esta columna y ya vayamos dejando detrás en la historia la incivilización y aprendamos como sociedad a apreciar y a producir arte y como en muchas otras actividades, nos convirtamos en los numero uno a nivel nacional. 

Mil quinientos artistas están en la edición 2020, se dice fácil, pero la logística que requiere un evento de estas características y dimensiones ciertamente debe de ser de precisión militar.  Es de admirarse la forma en que el Instituto Sonorense de Cultura, está llevando a acabo semejante evento en el Pueblo Mágico de Álamos. 

“Vamos a dejar la vara muy alta” Dijo Mario Welfo Álvarez Beltrán, director general del ISC, quien a su vez es hijo de artista musical y conoce el valor de este evento en toda su dimensión. 

Por todo lo anterior, me doy cuenta de que en Sonora no podemos ni debemos renunciar al arte y la cultura, porque es la cultura la que desarrolla las capacidades de comprensión con nuestros semejantes: la empatía. Nos hace más humanos y nos aleja de la barbarie. Es por ello que las expresiones de muchos bajo el lema compartido en redes sociales “Prefiero pavimento que Fiestas del Pitic” No tiene cabida

Puedo asegurar que nadie compartiría la siguiente frase: “prefiero pavimento parranda, pistiada y borrachera con carne asada” … ¿Verdad que no? Bueno, eso refleja cuanto camino nos falta a los sonorenses por avanzar en lo que a cultura se refiere, todavía son necesarios muchos FAOTs y Fiestas del Pitic, asi como muchos otros eventos y escuelas que nos enseñen los idiomas del espíritu: Las bellas artes y la cultura. 

 

Gustavo Tena Hinojosa

Fotógrafo profesional y ciudadano

[email protected]

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota