Semana positiva para AMLO

2019-12-12 | Fco. Javier Ruiz Quirrín

DENTRO DEL océano de absurdos e ineptitudes a la vista de todos en estos primeros tiempos en Palacio Nacional de Andrés Manuel López Obrador, se advierte un aspecto brillante: Ha sabido utilizar el poder, sobre todo en tres aspectos, en la comunicación, en el uso de la información política para alcanzar sus propósitos y en saber cumplir con su palabra.

Esto último le está permitiendo cerrar este 2019 con buenas noticias. La ratificación del Tratado de Libre Comercio entre México, Estados Unidos y Canadá –hoy conocido como T-MEC- es una buena noticia en muchos aspectos, el más importante de todos, el renacimiento de una esperanza casi perdida de parte de los productores mexicanos.

Al mismo tiempo, el presidente Donald Trump, de los Estados Unidos, dejó “pendiente” su intención de declarar “terroristas” a los grupos del crimen organizado en nuestro país.

El remate del paquete de escenarios favorables a AMLO se dio con la detención de Genaro García Luna, exsecretario de seguridad en el sexenio de Felipe Calderón, acusado de recibir sobornos del Cártel de Sinaloa, acción que avala no sólo las reiteradas afirmaciones de López Obrador del fracaso de la guerra anticrimen del pasado “neoliberal”, sino que también le acomoda un golpazo en pleno rostro al exmandatario panista en el sexenio 2006-2012, abiertamente declarado su enemigo.

Pero la reacción positiva de Trump debió haber tenido una razón que le satisfizo de pleno. Hacía unas cuantas semanas se negaba aún a aprobar el T-MEC y el tema, se antojaba, sería tratado hasta el venidero 2020 y después de navegar en el “Impeachment” o juicio político que tendrá qué atender en el Congreso.

Se dice que en política las casualidades no existen. Nosotros estamos de acuerdo con esta aseveración. Fíjese usted en esta serie de hechos:

Primero, el Presidente Trump retoma la afirmación de estar dispuesto a declarar a los grupos del crimen en México como “terroristas” y la reacción mexicana no se deja esperar. El canciller Ebrard viaja a los Estados Unidos y entra en contacto con el equipo de Mike Pompeo, el secretario de Estado de la Unión Americana.

No pasan tres días sin que se tenga conocimiento de que al expresidente de Bolivia, Evo Morales, asilado político en México, le ponen un avión Grumman en el aeropuerto de Toluca, el que aborda para ser trasladado a La Habana y tres días después, viajar a la Argentina, que ante el regreso de los Fernández al poder en ese país, es la vuelta al “populismo” y un lugar mucho más cercano de Bolivia, donde residiría.

Morales fue recibido en México como todo un jefe de Estado. Y se fue sin despedirse y mucho menos, dar las gracias.

Y no pasan muchas horas para que el propio presidente de los Estados Unidos, admita públicamente que ante la solicitud de un hombre “al que admira”, como López Obrador, ha determinado dejar pendiente la consideración de designar como terroristas a criminales mexicanos.

Y casi al mismo tiempo, se anuncia la ratificación –en México- del T-MEC.

Los líderes políticos más importantes de entre los vecinos del norte, entre ellos Nancy Pelosi, la coordinadora de los legisladores demócratas en el Congreso, admitieron su euforia por la ratificación de ese tratado comercial porque, argumentaron, fue una victoria de los trabajadores de su país y una garantía para la generación de más empleos.

Históricamente, el pez grande se ha comido al pez chico. ¿A cambio de qué Trump, su equipo y hasta sus adversarios políticos, festejaron esa ratificación, llevada a cabo fast-track? ¿En qué cedió el gobierno de México a los Estados Unidos, que aún desconocemos?

Las “mañaneras” le han permitido al Presidente de México controlar los espacios y la diaria agenda política y periodística.

Desde la tribuna de palacio nacional, instruye, responde críticas, se defiende, ataca. Hasta este fin de año el balance pudiera ser muy positivo, pero resultará más que evidente en el venidero 2020 que tanta exposición conllevará el riesgo de la pérdida de credibilidad ante lo repetitivo de sus palabras y la falta de resultados.

La información política la ha utilizado, sobre todo contra críticos y adversarios. Santiago Nieto, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda (agraviado además tras haber iniciado las investigaciones de la intervención de Odebrecht en el sexenio de Peña Nieto y cesado al tocar “fibras sensibles” del círculo presidencial) es ahora el mazo con el que se golpea a indeseables.

Así fue con el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Eduardo Medina Mora, quien se vio obligado a renunciar a su cargo al recibir un claro mensaje de que le tenían acreditados manejos irregulares que involucraban tanto a él como a miembros de su familia en actos de corrupción.

El interés presidencial es el control de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y al final, la historia se consumó a favor de AMLO al enviar al relevo de Medina a quien ocupaba la jefatura del SAT en Hacienda, Margarita Ríos Farjat.

El caso de Rosario Robles es algo especial, porque se está cumpliendo una venganza para el grupo amigo de López Obrador, golpeado en su momento con la exhibición de videos en los que recibían dinero como Bejarano, Ponce, Imaz, Dolores Padierna y hasta Claudia Shainbaum.

En el banquillo de los acusados aparecerá formalmente en cualquier momento Vicente Fox y algún miembro de su familia. Le han descubierto faltantes en sus obligaciones fiscales. Así pagará el expresidente el cúmulo de ataques a López Obrador.

El Presidente ha sacado la cara por sus amigos y ha sabido responder los compromisos que ha asumido. Dos ejemplos preclaros lo son sus relaciones políticas con Manuel Bartlett y Enrique Peña Nieto.

El primero de ellos le ayudó desde hace muchos años a la causa y con el segundo, se hizo un gran compromiso histórico desde la campaña por la gubernatura del Estado de México en el 2017.

Peña Nieto le puso alfombra roja a Andrés Manuel, desde Los Pinos hasta Palacio Nacional. Éste último no hizo mayores aspavientos con la derrota de MORENA y la victoria del PRI en EdoMex. El pago se está llevando a cabo en todo este tiempo. Impunidad para el expresidente.

Así es como está cerrando el año 2019 esta “Cuarta Transformación”. Un enorme tanque de oxígeno ante nulos resultados en confianza, credibilidad, generación de empleos, crecimiento económico y un extraordinario aumento de la violencia en nuestro país.

 

“Destape” al 2021 que movió el piso a varios

 

LE VINO a poner sabor al caldo el “destape” que el pasado fin de semana en la ciudad de México, llevara a cabo la dirigencia nacional del partido “Movimiento Ciudadano”, a favor de Ricardo Bours Castelo y contemplarlo “en el proyecto político” que no puede ser otra cosa que la candidatura al Gobierno de Sonora… El gran mérito de Ricardo fue el resultado al moverse en aquellas latitudes y ganarle el tirón a la aspirante natural de MC, María Dolores del Río y a otros personajes que habían visto a este integrante del clan Bours como un factor de posible alianza política… Con esta acción se le “movió el piso” a una María Dolores que exactamente en el momento en que debió entregar la dirigencia estatal de MC a su pupilo, “Charlie” León, se despidió advirtiendo que apenas comenzaba su lucha y que llegados los tiempos electorales, ella se registraría buscando la ansiada candidatura al Gobierno del Estado… Desde luego, Ricardo también dio un paso adelante de Ernesto “Borrego” Gándara, quien busca alcanzar una alianza de partidos que le postulen a la gubernatura… Ahora Ernesto tiene qué reflexionar acerca de las conveniencias de irse como el “gallo” del PRIAN (PRI y PAN) y su desventaja de seguir seminoqueados luego de la tunda recibida el 2018… Y es que Ricardo Bours desea que Ernesto se una a él… El mismo propósito de Ernesto, pero siendo éste el candidato.

POR OTRO lado, Javier Gándara Magaña, quien sigue siendo una figura para el PAN en Sonora, tuvo un acto público este miércoles presentado un libro sobre testimonios de su vida y la experiencia en su trayectoria política, donde destaca por supuesto su paso por la presidencia municipal de Hermosillo y su campaña por el Gobierno de Sonora en el año 2015… Javier pugna porque su primo Ernesto, sea el próximo Gobernador del Estado bajo un proyecto político donde más que partidos, lo integren ciudadanos… No está mal la idea, sobre todo si partimos de la tesis de que los partidos, sobre todo los tradicionales, siguen rebasados por la sociedad… Me informaron que uno de los asistentes distinguidos en la presentación del libro de Javier, fue el exgobernador Guillermo Padrés Elías… De reconocerse la amistad entre ambos personajes, por encima de agravios y razones de las derrotas políticas y las imágenes hechas pedazos por la evidente corrupción de un sexenio que en nada ayudó a la campaña del empresario.

POR CIERTO, la familia Padrés Elías cierra este 2019 feliz… Todos los hermanos del exgobernador han ganado sus amparos… No cualquiera tiene ese privilegio. 

¿Ya están dejando sola a la Gobernadora? 

SÓLO la Gobernadora Claudia Pavlovich respondió ante el cuestionamiento reporteril, que su iniciativa para buscar una reforma en la Ley que rige el Poder Judicial del Estado, lleva el propósito de fomentar el ejercicio profesional de carrera… Nadie más de palacio de gobierno ha sacado la cara por ella en el tema… Nadie más defiende la posición de la titular del Ejecutivo estatal y lo que está trascendiendo en los distintos espacios periodísticos es el comentario en contra de dicha iniciativa, aduciendo “una preparación a la derrota electoral que la Gobernadora tendrá en el año 2021”… En otras palabras, al parecer no hay voceros del gobierno aparezcan en esos mismos espacios periodísticos para defender la posición oficial… Debe haber argumentos contundentes para sustentar un debate que ayude a madurar la mencionada reforma, pero hasta hoy no ha habido oportunidad de observarlos… Ha trascendido que dicha iniciativa surgió de la Secretaría de Gobierno, que debe tener sus abogados expertos y sus asesores externos que le adviertan si la iniciativa viola algún precepto constitucional para, desde luego, corregir la falla y evitar le den “palo” por notoriamente improcedente… Por ejemplo, si los requisitos para ser magistrados del Supremo Tribunal de Justicia o jueces de primera instancia, contemplan elementos que sobrepasen los conceptos establecidos en la Constitución para la designación de un ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación o un magistrado de los tribunales colegiados y unitarios, la ley local simplemente no pasaría ante una controversia constitucional… Si por ser una reforma a la Constitución se habla de que se requiere la ratificación de la mitad más uno de los municipios de Sonora, también estarían equivocados porque, recordemos, en agosto del 2018 se dio una reforma en el Congreso local para que los cambios constitucionales fuesen avalados ya no por la mitad más uno del total de municipios, sino por las dos terceras partes… En lo que debía darse un consenso universal es en el propósito de reforzar económica y autónomamente al Poder Judicial, porque los tiempos por venir nos dicen que la cultura de la concentración de los tres poderes del Estado llegó para quedarse con esta “Cuarta Transformación” y el Supremo Tribunal de Justicia podría seguir siendo un verdadero contrapeso para el equilibrio de poderes.

 

Zapata, el homosexual

 

LUEGO DEL aval de la “4-T” a la obra del chiapaneco Fabián Cháirez donde presenta a Emiliano Zapata como un homosexual y que tanta polémica ha causado y ha ofendido a la descendencia del caudillo del sur, el precedente quedará y justificará en el futuro inmediato el reconocimiento a la pluralidad para faltarle el respeto a cualquier personaje en México, incluído el Presidente… Porque sigue vigente aquello de que “se haga justicia pero en los bueyes de mi compadre” y “el que se ríe se lleva”… Que no se diga más aquello de “la crueldad con que actuaron en contra de quienes les quitaron  el bozal”.

 

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota