Antes eran baches… ahora ejecuciones

2018-09-21 | Sebastián Moreno

La bendita temporada de lluvias en Hermosillo se presenta en estas fechas y eso ha hecho históricamente el dolor de cabeza cada tres años cuando hay cambio de administración municipal porque encima de toooooodos los problemas que les heredan y que les sirven de plataforma para posicionarse en los medios como los Mesías que vienen a salvar la ciudad de la ruina que dejaron los que se fueron y bla bla bla, a toda esa cantaleta se le suma un problema evidente: Las calles, avenidas y  bulevares se llenan de baches por el desgaste que ocasiona la lluvia (y la mala calidad del pavimento aplicado históricamente en nuestras calles, por supuesto).

Pero en esta administración representante de la llamada Cuarta Transformación, también vemos una transformación porque en el inicio de la gestión resulta y resalta que no son los baches lo que tiene a los habitantes de esta capital con el Jesús en la boca.

Son los hechos violentos en los que en apenas 5 días de la nueva autoridad municipal, en Hermosillo se han registrado ya 7 muertes violentas, lo que supera la marca de las estadísticas sangrientas en esta ciudad.

Claro que no se puede ni se debe responsabilizar de estos delitos de alto impacto ni a la presidenta Célida López Cárdenas ni a la Policía Municipal, porque para hacer frente a estos hechos, se requiere del esfuerzo conjunto de las corporaciones estatales y hasta federales.

Ahí sí es donde debemos exigirle a la presidenta que busque esa colaboración en calidad de urgente porque es por la seguridad de todos y ante esa prioridad, ojalá decida dejar esos conflictos con quien ella considera “sin vergüenza” y mejor respete la autoridad del Cabildo y se ponga las pilas en los conflictos de riesgo.

Y la verdad es que Célida debe meterle turbo a este asunto porque el sábado (si no es que desde el viernes en la noche) será la anfitriona del presidente electo Andrés Manuel López Obrador, a quien hay que garantizar plena seguridad personal porque sea lo que sea, es ya el designado para estar al frente del país a partir de diciembre.
La jornada violenta registrada el jueves en Hermosillo pudiera casi equipararse a un día violento en Tamaulipas, algo que por supuesto no podemos aceptar ni permitir que se asiente en la capital sonorense.

Quizá deba Célida valorar que tiene un gran problema y que no hay tiempo para interinatos en Seguridad Pública y en lugar de tener de manera interina a un Comisario en lo que “plancha” la designación que se supone tiene prevista, pues mejor que de una vez le de la oportunidad al comandante Cabanillas Herrera para que despliegue los movimientos y operativos con firmeza.

A fin de cuentas, es un policía de carrera, con trayectoria en la corporación, conoce los barrios conflictivos de Hermosillo y algo muy importante, la mayoría del personal lo conoce porque fueron compañeros hasta hace alrededor de dos años.

Focos rojos en el Congreso

Directores y subdirectores de las diferentes áreas del Congreso del Estado enfrentan la embestida morenista que por ser mayoría, quieren hacer y deshacer en la estructura del Poder Legislativo sonorense.

Uno de los riesgos de que el poder se concentre de esa manera en una sola línea, es que pueden incurrir en excesos y lo peor es que ostentan un puesto de elección popular que les da poder pero que evidentemente no tienen la preparación para hacer uso de ese poder.

Haga usted de cuenta que un operador de una unidad de transporte urbano lo ponen a conducir un tanque de guerra bien artillado.

La Ley debe respetarse y hay que velar porque se cumpla, pero si apoyados en que son mayoría en el Congreso o en el Cabildo van a hacer lo que se les antoje, entonces quedarán sujetos al juicio de la historia y pasarán a ser parte de los errores de la democracia.

Hombres en condición de calle

Siempre han estado presentes bajo los puentes, en los parques, en los accesos a negocios cuando ya han cerrado sus puertas al cliente y en las esquinas buscando unas cuantas monedas para subsistir consiguiendo un poco de droga o algo de alimento.

Son los llamados indigentes o gente en condición de calle que piden ayuda en los accesos de los super de conveniencia o en los semáforos.

El problema con ellos es que no se puede establecer si se encuentran bajo los efectos de alguna droga o sus condiciones son ocasionadas por la falta de alimento y de aseo personal.

Sea cual sea la causa, el problema es el riesgo al que se exponen menores de edad y mujeres que se ven obligados a caminar o pasar cerca de ellos.

Lamentablemente no hay una solución efectiva para erradicar ese problema social, pero lo que sí hay son medidas de apoyo para canalizarlos a instituciones donde pueden encontrar un mejor futuro.

Y como por fin ya es viernes, viene lo Bueno, lo Malo y lo Feo:
Lo Bueno: Que hasta el momento, los hechos violentos en Hermosillo no han causado daños colaterales.

Lo malo: La nula colaboración entre las corporaciones policiacas para implementar operativos de seguridad en las colonias y bulevares de la ciudad.

LO Feo: Que se le hayan dejado una manta con un mensaje muy directo a la presidenta municipal hace una semana cerca de su residencia y estemos viendo como se dispara la inseguridad aquí.

Contacto:
Twitter: @sebastmd
Correo: en40grados@gmail.com

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota