Las hordas

2018-07-19 | Noé Becerra

Si la guerra electoral del pasado 1 de julio hubiera sido fratricida, seguramente hubiera sido atroz, y en lugar de pintarse de rojo Morena, hubiera sido de rojo sangre.

Esto me hizo recordar al intrépido Temuyín, valiente guerrero mongol que se ufanaba de tener las mejores hordas de su tiempo. López Obrador cual Temuyín, también soltó a sus hordas de manera callada pero tumultuarias que llegaron a las urnas y derrotaron a las huestes de los demás partidos.

Rojos, azules y amarillos, no sintieron lo duro sino lo tupido y en escasas doce horas les arrebataron el poder político de las posiciones más importantes del país.

Después del triunfo obtenido, sólo falta al presidente electo, diseñar la reconstrucción de un nuevo gobierno, y dejar que muera el viejo régimen.

Algunos de los lineamientos trazados hasta ahora, dan puntual entendimiento que han sido trazados conforme a los siete ejes que marcó Luís Donaldo Colosio hace 24 años y que son a mi parecer, los siguientes.

1.- Justicia; 2.- Que quienes apliquen y sirvan a la Ley, no la distorsionen; 3.- Que se destierre el abuso de las autoridades; 4.- Que desaparezca la arrogancia de los servidores públicos; 5.- Que exista seguridad jurídica; 6.- Que existan mejores servicios; y 7.- Que las autoridades le cumplan a la ciudadanía.

Nadie escatima que quienes integran el gabinete amloísta es de primera clase. Gente experta y preparada, y sobre todo conocedora del ramo de gobierno donde llevará a cabo cada quien sus responsabilidades oficiales.

Por fin, se puede afirmar que ahora sí “zapatero a tus zapatos”, cada quien a su área de especialidad para eficientizar más y mejor el manejo de los recursos públicos.

Quedan atrás viejas prácticas de imponer en un cargo relacionado con la salud a ingenieros o economistas, en la agricultura a un banquero o contador, en cuestiones ambientales a un poeta, y así sucesivamente.

Sin embargo, nadie puede asegurar que los mandos siguientes hacia abajo, sean de esa calidad, incluyendo hasta jefes de departamento.

Habrá que hacerse una buena criba y buscarse perfiles principalmente de eficiencia y eficacia. Que tengan un buen trato y esmerada atención hacia el público donde primen los buenos modales, tal y como lo exigen la política, una sana democracia y una atinada administración pública.

Lamentablemente, muchos aún no le creen al electo, –verbigracia el EZLN–, ex compañero de lucha. Le reclaman estar rodeado de hordas en espera del asalto al poder, tal y como llegaba y arrasaba el pequeño Temuyín, que con el tiempo se convirtió para bien o para mal, –no lo sé–, en el bárbaro y temido Genghis Khan. He dicho.

O usted, ¿qué opina amable lector?

El autor es abogado postulante por la UNAM, ha sido catedrático universitario en varios estados y articulista en diversos periódicos del país.

Teléfono (6621) 57.7114 celular

Correo: primalex2010@hotmail.com

Noticias relacionadas

Opiniones sobre ésta nota

Comenta ésta nota